Last updated April 2010 
 
Formato de impresión | Sitemap

De vuelta a las bases Cerdos silvestres, palmeras de sagú y un caballo troyano

Que se les pregunte su opinión sobre el manejo forestal, o cualquier otro tema, es una novedad para los Dayaks de Kalimantan Oriental. Por décadas, antes de la caída del presidente Suharto en 1998, madereros, mineros, comerciantes y funcionarios de gobierno actuaron a su antojo con relación a los bosques. Muy pocas veces se consultó al respecto a las comunidades locales, muchas de las cuales viven en el bosque.

Pero los tiempos han cambiando. La restitución ha significado que las comunidades locales tengan mayor opinión acerca de sus recursos naturales, al menos, en teoría. Paralelamente, el interés de los científicos acerca de la visión de las comunidades locales ha aumentado enormemente. "Los estudios clásicos de biodiversidad tienden a revelar los aspectos importantes para los científicos", explica el ecólogo de CIFOR Doug Sheil. "Lo que estamos haciendo es establecer cuáles son los aspectos importantes para las comunidades locales y, posteriormente, entregar los resultados de nuestra investigación a los lugareños y a los encargados locales de la toma de decisiones".

Desde el año 2000, el equipo de investigación ha estado trabajando en siete comunidades de la Reserva Forestal de Investigación de Malinau. Mediante un enfoque multidisciplinario, se ha recolectado una gran variedad de información acerca de las necesidades, preferencias, cultura y aspiraciones de las comunidades locales. También se han realizado estudios de suelo y vegetación en 200 parcelas de muestreo y se ha registrado la presencia de cementerios, asentamientos y terrenos de cultivo.

Prácticamente todas las personas encuestadas consideraron que el bosque sin talar era la forma más importante de cobertura terrestre. La extracción forestal, según los lugareños, es la principal razón de la disminución de muchos animales y plantas útiles. Entre éstos se encuentra el muy apreciado jabalí silvestre, cuya carne brinda la mayoría de la grasa y proteína animal que se consume en muchas comunidades que viven en el bosque.

La extracción maderera también ha conllevado a una escasez de materiales de construcción, y una ley que estipula que las empresas madereras deben desmontar el sotobosque para eliminar "malezas" ha causado la desaparición de varias plantas valiosas. Hasta las prácticas sensibles de aprovechamiento pueden tener un efecto perjudicial en especies clave. Las normas de aprovechamiento de impacto reducido restringen el uso de maquinaria pesada a las partes altas del terreno. Lamentablemente, éste es el hábitat de la palmera de sagú, que constituye una fuente importante de carbohidratos en épocas de escasez.

En 2003, una donación del Banco Mundial permitió que los investigadores crearan un sitio Web y una base de datos (www.cifor.cgiar.org/mla), pero éste no es accesible ni inteligible para las personas que viven en remotas aldeas. "Queríamos compartir la información recolectada con las comunidades locales de un modo accesible a ellas", explica Miriam van Heist, consultora del proyecto. El equipo de investigadores elaboró una serie de afiches en los que se ilustran las percepciones locales sobre el paisaje, así como una baraja de cartas en la que se describen las 40 especies más apreciadas de plantas y animales.

Los afiches son coloridos y están bien ilustrados con fotografías de individuos que han participado en el proyecto, así como de plantas, animales y artefactos que se consideran importantes. Los investigadores dedicaron un tiempo considerable a discutir el contenido de los afiches con los lugareños y los borradores finales sólo se elaboraron cuando éstos se mostraron complacidos con la forma en que se presentó la información. "Solicitar que los lugareños validen los resultados de nuestra investigación les ha dado mayor confianza en su propio estilo de vida", indica van Heist. Esto es, sin duda, algo que no hubiese ocurrido en la época de Suharto.

Sin embargo ¿esta información marcará alguna diferencia en la forma en que se manejan los bosques? Los investigadores, y los lugareños, creen que sí. Los afiches serán populares entre los mismos lugareños, pero éstos no son el único público. Después de todo, ellos ya conocen que rasgos del paisaje y qué especies les importan más. "Vemos los afiches como un tipo de caballo de Troya", explica Sheil. "Se distribuirán a oficinas del gobierno local, centros comunitarios y escuelas, y esperamos que ayuden a todos, incluidos políticos locales y funcionarios gubernamentales, a entender mejor cuáles son los elementos del paisaje importantes para los lugareños y sus implicaciones". En el futuro, los encargados de la toma de decisiones pensarán dos veces antes de promover actividades que amenacen los intereses y la supervivencia de las comunidades que habitan en el bosque. CPS.

Este artículo apareció anteriormente en el Informe Anual de CIFOR de 2003, publicado en septiembre de 2004.